Rodrigo Cid, Presidente del Sindicato de Prensa TVN: “Secuoya no es el remedio para los males de la industria, es una enfermedad que hay que detener” Featured

La crisis dentro de TVN suma un nuevo capítulo y esta vez, a raíz de las declaraciones de Raúl Berdonés, presidente de Secuoya, quien aseguró haber mantenido conversaciones preliminares con autoridades del canal público para, potencialmente, externalizar sus servicios, tal y como ocurrió con Canal 13.

De inmediato las reacciones no se hicieron esperar en el Sindicato n° 3 de Prensa de Televisión Nacional, los cuales esta mañana dejaron en evidencia su descontento y rechazo a través de Twitter, tildando como un “patético ofrecimiento” privatizar la TV pública.

Frente al complejo clima, El Filtrador conversó con Rodrigo Cid, presidente del Sindicato de Prensa, quien expresó no estar de acuerdo con instaurar el modelo ofrecido por Secuoya puesto que su llegada a Chile “ha provocado serias consecuencias para los trabajadores de los medios de comunicación, porque ha redundado en la pérdida de beneficios históricos y la precarización laboral de la industria”.

El arribo de Secuoya a Canal 13 generó una serie de crisis en su interior, para los trabajadores concretamente, ¿qué significado resulta al privatizar los servicios?
En la práctica, ha sepultado los avances y conquistas sociales de los contratos colectivos. Porque matando los contratos, se extinguen los beneficios pactados entre sindicatos y empresas. Lo que se ha concretado con el despido de casi 300 trabajadores afiliados al Sindicato de Canal 13.

Y luego, mediante la contratación de personal externo, formado en su mayoría por los mismos profesionales que fueron desvinculados, pero ahora sin más beneficios que los legales, abaratan la mano de obra. Obviamente, sin considerar la experiencia ni al calidad del trabajo, sólo bajo un criterio estrictamente económico.

¿Cuál fue su reacción al leer los dichos de Raúl Berdonés sobre un posible acuerdo con Televisión Nacional?
Como trabajadores de TVN obviamente que nos afecta ver cómo Secuoya intenta entrar al canal por la vía de la externalización. Sin embargo, la administración nos ha asegurado, en varias instancias, que Secuoya nunca ha sido considerada como alternativa para el canal público.

En la entrevista, Berdonés aseguró haber mantenido una reunión con autoridades del canal…
La reunión a la que alude el locuaz Presidente de la empresa española, probablemente ocurrió cuando el productor Juan de Dios Larraín se lo presentó a Francisco Orrego, encuentro que el propio Presidente del Directorio de TVN transparentó a través de su cuenta de Twitter, en mayo pasado.

Entonces, ¿lo que expuso el Presidente de Secuoya no significa que TVN busque llegar a algún acuerdo con ellos?
Aunque resulte burdo y patético, el ofrecimiento del Presidente de Secuoya, Raúl Berdonés, de prestar servicios por la vía de la externalización, puede formar parte de un intento de privatización encubierto del canal público. Y en ese contexto, en nada aporta la crisis política del Directorio de la estación. Lo que está claro, es que si no cuidamos entre todos al canal público, y ponemos a TVN por sobre los intereses particulares, se podrían generar las condiciones propicias para la entrada de una empresa externa que se haga cargo de la producción de contenidos, lo que sería nefasto para TVN y el cumplimiento de su misión pública.

Raúl Berdonés también declaró sentirse orgulloso de haber hecho “una transición 100% pacífica en el canal” que no se notó en pantalla. ¿Qué opina sobre esto?
Es falso que el ingreso de Secuoya no provocó consecuencias en la pantalla de Canal 13. Serios errores como negros, cuadros pasados, desenfoques, problemas de audio, se produjeron tanto en programas en vivo como en notas grabadas de los noticieros, por ejemplo. Algo que nunca había pasado en un canal que siempre se caracterizó por su “limpieza” y pulcritud en pantalla.

En el trabajo en terreno también se han presentado problemas. Hace algunos días un camarógrafo de TVN fue agredido con un “camarazo” por parte de un camarógrafo de Secuoya, lo que da cierto descontrol por parte de los trabajadores externos. Esto se puede explicar por la fuerte tensión interna que generó la llegada de Secuoya. Según hemos sabido, el arribo de la empresa española cayó como una bomba en el clima labora de Canal 13, con instalaciones y accesos segregados para el personal de planta y el externo. Algo realmente lamentable y que nadie se atreve a denunciar públicamente, pero eso es Secuoya.

Por último, ¿cree que el servicio ofrecido por Secuoya es el modelo del futuro y que, por consiguiente, todos los canales de televisión deberían eventualmente sumarse a este escenario?
En lo personal, pienso que Secuoya no es el medio para los males de la industria televisiva chilena. Muy por el contrario, es una suerte de enfermedad, que amenaza con extender la precarización laboral por todos los canales. Por lo mismo, creo que falta una acción más decidida de parte de los trabajadores organizados de las comunicaciones, para hacer frente a esta problemática, y detener el avance de Secuoya en Chile.

tuit TVN

 

FUENTE :  EL FILTRADOR

Read 33 times Last modified on July 27 2018

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.