El caótico desembarco de Secuoya en Canal 13 Featured

Rate this item
(0 votes)

Problemas en los pagos, además de una tensa relación entre los funcionarios de la empresa española y la estación han marcado estas primeras semanas.

No han sido meses fáciles para Canal 13. Hace poco más de un mes que un grupo cercano a los 300 trabajadores fue despedido a raíz de la externalización de sus servicios y de la llegada del grupo español Secuoya a la estación.

Esto luego de que se firmara un acuerdo por 5 años, que se puede prorrogar por cinco más, que conlleva la externalización de todas las áreas productivas así como la gestión de todos los estudios y medios técnicos que han pasado a ser propiedad de Secuoya y para lo que se han invertido más de 10 millones de euros, según la misma empresa.

Sin embargo, la situación para los trabajadores no ha sido fácil. Así lo han manifestado una decena de funcionarios a El Dínamo, quienes entregan detalles del ambiente que se vive al interior de Inés Matte Urrejola.

Los secuyoas y los del 13
Una funcionaria al interior de Canal 13 dio cuenta que desde la instalación de la firma española al interior de la estación, se han visto rencillas con los nuevos trabajadores.

“Nosotros no podemos pedirle cosas a ellos, porque no son de nuestra empresa. Por ejemplo, uno de los fotógrafos estaba realizando una sesión y le pidió a uno de los iluminadores contratados por Secuoya si podía mover el foco de derecha a izquierda y él le contestó que ‘no, yo creo que está bien ahí’. Es así de ridículo”.

La profesional ejemplifica: “yo como periodista de Canal 13 no puedo tomar las cámaras porque todo el material técnico pertenece a Secuoya. Si necesito grabar algo rápido, tengo que pedir una solicitud y un camarógrafo lo haga”.

El problema, explica, se produce con la gestión de estas solicitudes. “Si yo necesito una maquilladora para el sábado de 1 de la tarde hasta las 5, la idea es saber quién es para explicarle lo que se quiere hacer, pero avisan tipo doce de la noche y uno lo ve el mismo día en la mañana, lo que retrasa el trabajo“, indicó.

Situaciones como estas se suman al caos que quedó en el departamento de prensa con el despido de trabajadores. “Echaron a compaginadores y editores. Hubo un día que reciclaron noticias porque no podían ir a hacer móviles porque habían echado a camarógrafos. Esa semana fue caótica. Las tomas de los enlaces estaban mal hechas, pinchaban (en el switch) mal las cosas. Ese mismo día, los trabajadores de Secuoya no tenían idea cómo funcionaba el canal“, aseveró.

Otro trabajador del área de producción de Canal 13 detalla hechos “que llegan a darte risa de lo ridículo”. “Esto se llenó como dicen acá de ‘lomos de toro’, de burocracia. Por ejemplo, yo no puedo pedir un movil para ir a una pauta. Tiene que ser la gente de Secuoya. O un periodista que tiene que salir rápido a una pauta no puede salir con camarógrafo… hay que llamar a la oficina de Secuoya donde están todos los jefes en el segundo piso del canal, ellos tienen que llamar al jefe de área y el jefe de área designar a un camarógrafo. Son cuatro pasos. Esto no tienen ni pies ni cabeza”.

El mismo funcionario agrega que les tienen prohibido hablar con las personas que no correspondan, para seguir los protocolos. “Pedirle a un camarógrafo que vaya a una pauta sin antes solicitarlo a las jefaturas es el acabo de mundo”.

Las dificultades no solo son humanas. Un trabajador del departamento de prensa relata un episodio. “Estaban desactivadas las puertas. Algunos podían pasar por la puerta y otros no, coincidentemente sólo funcionaban las tarjetas de Secuoya. Los de Canal 13 estábamos encerrados. Hay un incendio y estamos hasta el… todos quemados”.

Esto guarda relación con que hay sectores “donde en teoría los de Canal 13 no podemos ir y ellos no pueden venir”, asegura otro profesional del departamento de prensa. “Es un dogmatismo absurdo. Hay momentos donde es un poco ilógico ver el contacto a través de un intermediario”.

Si no grita, no paga
Desde el otro lado también hay problemas. En conversación con El Dínamo más de cinco funcionarios de Secuoya se quejaron de retrasos en algunos pagos, sin obtener una respuesta clara a la problemática.

A tal punto llegaron los problemas administrativos que se despidió a gran parte del equipo de Recursos Humanos que llegó en primera instancia y se contrataron funcionarios nuevos.

“Hemos tenido problemas de pago. Me pagan pero me faltan cosas, como horas extra o bonos, cosas que se estipularon en acuerdos anteriores. Mis compañeros y yo lo hemos planteado el problema, pero no nos han dado solución“, asegura uno de los funcionarios afectados.

“Queremos creer que es por error y no por un tema de solvencia de la empresa, pero los errores pasan una, dos veces… cuando ya tienes a decenas de trabajadores con la misma situación, dices chuta, esto tiene mala cara”, agrega otro funcionario.

En ese sentido, uno de los funcionarios aseguró que “lo primero que dijeron era que tuvieron problemas con Recursos Humanos y echaron a toda la gente, y contrataron a otros nuevos. Ahí está la bicicleta, que estamos recién tomando las cosas. A mi me deben cierta cantidad de mi sueldo de mayo y junio“.

Consultada si han entregado alguna fecha estimativa para estos pagos atrasados, señaló que “no, no tenemos fecha”.

A dichas declaraciones se suman las de otro trabajador, quien manifestó que aún le deben “los dos meses anteriores. Por lo menos yo he tenido problemas en que se les pasaba algo o se retrasaban los pagos, nos pagaron una semana después por error en cálculos, pero no nos han pagado horas extras y bonos que se nos prometieron, y aun no tenemos fecha porque dijeron que se solucionaba el viernes pasado y todavía no ha pasado nada”.

“Lo que nos dicen a nosotros es que no hay claridad de cuando tendrían eso. Nos dicen que hay gente que todavía no les pagan el sueldo y el problema de nosotros es menor, pero encuentro que es súper grave. Uno entiende que esto es un proceso de transición, llevo hartos años en el canal como externo, y uno entiende la situación, pero uno no sabe cuánto va a durar esta transición“, confesó.

Según añadió, el clima al interior del canal es de “harto nerviosismo”, pese a que ya se asumó la llegada de la prensa, pero el fantasma de futuros despidos aún rondan el canal ubicado en Inés Matte Urrejola. “Se dice que va a haber una nueva ola de despidos”, aseguró.

Desde el Sindicato de Trabajadores de Canal 13, su presidente Iván Mezzano, en conversación con El Dínamo fue consultado respecto a este tipo de situaciones, asegurando no saber “el detalle de las denuncias”, pero que al ser otra empresa “la información uno la va levantando gracias a las mismas personas”.

En ese sentido, afirmó que “hay cierto grado de desprolijidad” en cuanto a lo administrativo, así como también confirmó respecto al despido del departamento de Recursos Humanos. Respecto a los roces entre trabajadores del canal y Secuoya, sostuvo que “se ha dado y no es primera vez”.

FUENTE :  EL DINAMO

Read 21 times Last modified on July 27 2018

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.